24 may. 2012

El no es perfecto, pero tu tampoco, nunca seremos perfectos. Pero si que puede hacerte reír mínimo una vez al día, te hará parar a pensar dos veces, y si admite ser humano y cometer errores, no le dejes ir y dale lo mejor de ti. El no va a recitarte poesías, no estará pensando en ti las veinticuatro horas del día, pero te dará una parte de el que sabe que podrías romper fácilmente. No le hagas daño, no lo cambies, y no esperes que te de más de lo que puede darte. No analices con la cabeza, sino con el corazón, sonríe cuando te haga feliz, extrañalo cuando no esté... Quiérelo, porque no existen las personas perfectas, pero siempre habrá alguna persona perfecta para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario